A propósito de los sistemas personalizados de dosificación y sus ventajas para nuestros mayores y polimedicados.

Hoy leía en el Mundo que una investigación en un centro de salud ha concluido que el uso de los pastilleros en pacientes polimedicados mejora en un 30% su adherencia al tratamiento.

Medicación. SPD. photo credit: Pixabay


Es un hecho incontestable que las personas mayores y los polimedicados tienen dificultades reales para poder seguir la pauta de administración que el médico ha prescrito, precisamente por tener que tomar variadas pastillas y a diferentes horas. El uso del pastillero es algo clásico pero obliga al paciente (muchas veces mayor y viviendo solo), a un familiar o a un cuidador a rellenarlo, lo que hoy además se hace más difícil al estar implantada la prescripción por principio activo y los genéricos, de modo que la caja que tenían de referencia (pongamos una blanca con raya roja) y con un nombre comercial fácil, ha pasado a ser una caja diferente (por ejemplo, ahora tiene dos rayas azules) y el nombre pasa a ser impronunciable, sin contar con que, además, las pastillas si antes eran blancas y redondas ahora pueden ser amarillas y cuadradas.
Todo esto genera una gran inseguridad en el paciente polimedicado, pero también a la propia familia o cuidadores que tiene dificultades reales para mantener y rellenar el pastillero.
En este escenario la farmacia tiene algo muy interesante que ofrecer y que considero que deberá generalizarse de una manera importante en el futuro próximo: el sistema personalizado de dosificación.
El sistema personalizado de dosificación consiste en que la propia farmacia que vende los medicamentos, como servicio añadido, distribuye en un blister especial toda la medicación que el paciente toma en la semana, de acuerdo con la pauta prescrita por el médico. Esta actuación la realizan actualmente algunas farmacias para las residencias de ancianos, con gran seguridad y efectividad.
Pero, desde el punto de vista jurídico, ¿es legal?
Evidentemente hay una manipulación del medicamento por la farmacia ya que se trata de agrupar todos los medicamentos sólidos (pastillas, píldoras, cápsulas) que el paciente tiene prescritos separándolos por días y tomas, de modo que, por ejemplo, están todos los que se toman el lunes con el desayuno juntos, y así sucesivamente. Pero la legalidad existe porque la manipulación es posterior a la dispensación. Es decir, el farmacéutico dispensa la medicación y a continuación la distribuye en los blister de acuerdo con las indicaciones médicas. El paciente sigue teniendo sus cajas, con su nombre, pero en la farmacia.
Con la actuación del farmacéutico se consiguen varios objetivos, que, desde mi punto de vista, debieran valorarse por la administración sanitaria para potenciarla:
• Reducción de errores en la distribución de los medicamentos en los blister (antes pastilleros): el farmacéutico conoce los medicamentos, tanto por marca como por principio activo por lo que, a priori, hay una mayor seguridad en que cada medicamento esté donde deba estar.
• Reducción de errores en la toma de los medicamentos. El paciente tiene todos los medicamentos que tiene que injerir en cada toma juntos. Esto implica que, entre otras cosas, el paciente no tiene que ir sacando de cada caja la toma y pensar si es esa la que le toca o, incluso, si es esa pastilla o si deben ser dos pastillas y no una.
• Reducción de incidencias en la manipulación de medicamentos. La farmacia es un establecimiento sanitario y tiene personal sanitario para manipular con seguridad, limpieza y garantías de salud la medicación.
• Reducción de incidencias en la conservación del medicamento. En la farmacia conocen cómo ha de conservarse el medicamento y ello permite que el medicamento llegue al paciente con todas sus garantías sanitarias.
• Realización de una atención farmacéutica importante que permite la detección de posibles interacciones entre medicamentos y la comunicación directa con el médico.

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

2 opiniones en “A propósito de los sistemas personalizados de dosificación y sus ventajas para nuestros mayores y polimedicados.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *