La importancia de elegir bien el dominio en la farmacia y el ejemplo de felipesexto

 

En plena vorágine del posicionamiento del sector farmacéutico en Internet, hoy traigo un tema muy interesante: Qué dominio debo tener en mi farmacia o, lo que es lo mismo, cómo se tiene que llamar mi farmacia en Internet.

photo credit: dampoint via photopin cc
photo credit: dampoint via photopin cc

Sobre este tema ya hablé en el foro de Stada Activa, pero sí quiero con un claro ejemplo de estos días hacer ver la importancia de bloquear el dominio de la farmacia que mejor la identifica y con el que puede hacerse más visible.

Es cierto que la cuestión de determinar el dominio no se piensa hasta que no se decide a dar el salto en Internet, pero si se espera a ese momento nos podemos encontrar con sorpresas.

Que la farmacia sea Licenciada “X” o que la parafarmacia esté explotada por la sociedad “Y” no le confieren por sí mismo derecho preferente a tener ese dominio si ya está comprado por un tercero. Puede parecer una  barbaridad pero es un hecho que el registro de marca y el dominio web no tienen por qué coincidir ni la primera garantiza el segundo.

Esto, en cierta forma, y recalco en cierta forma, es lo que ha ocurrido con el dominio www.felipesexto.es, que es el reciente ejemplo con el que ilustrar este post.

Resulta que en plena sucesión de la Corona en España nos encontramos con que el dominio del nombre de nuestro futuro Rey (www.felipesexto.es) está comprado por un particular en España desde 2005 y que, ni más ni menos, ha contenido hasta el pasado miércoles 5 de junio una página de enlaces eróticos (puede verse captura de pantalla).  Uno puede preguntarse cómo es posible que nadie se haya dado cuenta desde 2005, sobre todo porque el nombre del heredero es algo incuestionable desde el momento en que nació, pero es un hecho que la página está ahí y que no pertenece ni a la Corona ni al Estado y que el nombre felipesexto no está en la lista de términos reservados correspondientes a órganos constitucionales y otras instituciones del Estado.

La  verdad es que, en mi opinión, ha sido un desatino de la Casa Real pero también del Ministerio del Interior,  que con previsión debieran haber resuelto este tema hacía tiempo, pero se trata de un nombre ligado a una institución del Estado y puede declararse por el Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información como de interés general, ordenando su cancelación. Otra cosa es la discusión que se generará sobre la indemnización que pretenda recaudar el rápido registrador visionario.

Este es un ejemplo de lo que puede pasar si no es previsor y deja pasar el tiempo, pero en el caso de la farmacia, a diferencia de lo que ocurre con la Casa Real, no hay ningún tipo de interés general. De repente uno se puede levantar por la mañana y comprobar que su dominio está cogido, que no tiene su nombre, pero lo que es peor es a lo que pueda venir asociado (un ejemplo es el caso que anterior), creando un problema a la farmacia de imagen o reputación. En estos casos la farmacia o bien renuncia a su dominio y busca otro que le pueda venir bien, o lucha por su nombre, aplicando normativa (cuando sea posible) o, lo más habitual, paga por el traspaso del dominio.

Los dominios son un negocio más y por eso la farmacia debe ser rápida para tener al menos el domino propio aunque no quiera o no haya decidido estar en Internet con una página de comercio electrónico.

Si no sabes cómo comprar tu dominio o si no sabes cómo elegirlo, no dudes en contactar conmigo para tener asesoramiento personalizado a través de mi despacho.

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *