Los servicios en la farmacia: una reflexión sobre los honorarios

Los servicios en la farmacia se están desarrollando de manera constante e igual no tan rápido como algunos querrían. En todo caso, mejor hacerlo despacio y bien a rápido y tener que lamentarse.

Uno de los puntos calientes de los servicios profesionales en la farmacia es cómo se van a cobrar ya que, queriendo o no, a lo largo de los años se ha acostumbrado a la población a recibir los servicios de la farmacia por el módico precio de “muchas gracias”.

Ahora, con una situación económica de la farmacia que exige empezar a abrir nuevas puertas y a cobrar por lo que siempre se ha hecho, la pregunta es: Cuánto cobro.

1. Hay servicios en la farmacia que ya se pagan.

Recuerdo de pequeña ir a la Farmacia de D. Jesús donde pesaban con esas básculas antiguas y medían subiendo una palanquita en una regla.

photo credit: Hopalongsdad via photopin cc
photo credit: Hopalongsdad via photopin cc

Hoy, en esa y en otras farmacias, lo que tenemos son básculas electrónicas donde se mete la moneda y de forma inmediata la máquina imprime  el peso y la altura. La población ha asumido que tiene que pagar, no ha sido ningún drama. El servicio en la farmacia se cobra aunque esté automatizado.

2. Hay servicios en la farmacia que no se han pagado nunca.

En este apartado podemos incluir, por ejemplo, las consultas al farmacéutico, más allá de la mera dispensación, eso que llamamos ahora SFT. Al día de hoy, en nuestro país, resultaría extraño que se tuviera que pedir hora con el boticario para preguntarle profesionalmente y que se tuviera que pagar una factura (algo que ya existe fuera de nuestras fronteras). Sin embargo nadie pone en duda que si se va a un médico privado se van a pagar honorarios sólo por preguntar o contrastar una opinión. Posiblemente, en el caso de la farmacia debería hacerse ver que el servicio, aún siendo sanitario, es privado. En estos casos, empezar a cobrar será difícil, pero no imposible.

3. Hay servicios “nuevos”.

Se trata de servicios en la farmacia que aunque llevan unos cuantos años funcionando no se han generalizado hasta hace poco y, algunos todavía no lo están. Un ejemplo es el SPD. Si se empieza con el servicio es más fácil cobrar y, en mi opinión, se debe cobrar.

Sí es importante saber que, como servicios que son, hay libertad para poner la cuantía (si el cliente lo quiere pagar, no hay problema) y el Colegio Profesional no podrá imponer el cobro de una determinada cantidad. Esto viene contemplado en la Ley de Colegios Profesionales con la redacción dada por la Ley Omnibus y así se reitera en el anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales (última redacción disponible): ” 1. Las organizaciones colegiales no podrán establecer baremos orientativos ni cualquier otra orientación, recomendación, directriz, norma o regla sobre honorarios profesionales.”

La farmacia debe ser consciente que la guerra de precios en servicios no es la mejor forma de crear un nuevo modelo pero puede haber competencia (y seguro que la habrá).

Cuestión diferente es que los servicios en la farmacia, o alguno de ellos, pasen a ser sufragados por la administración correspondiente. En ese caso, habrá que estar a lo que se acuerde y ahí los Colegios tienen mucho que decir.

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

3 opiniones en “Los servicios en la farmacia: una reflexión sobre los honorarios”

  1. Estimado Miguel Angel, hace unos dias escuchando una intervencion del economista Juan Iranzo se le ocurrio la peregrina idea de que los servicios en las farmacias, srgun sr vayan implementando, los pagaran las administraciones (

  2. Estimada Isabel,
    la cuestión del pago de los servicios en la O.F. es más sencilla de lo que parece; aunque otro tema es que queramos pedirle peras al olmo. Y puntualizo:
    – Lo que pague o deje de pagar el paciente-cliente depende en gran medida de lo que perciba el mismo, y en eso tiene mucho que ver el personal de la farmacia y la imagen que proyecte la misma. Tenemos que hacernos valer!
    – Los servicios que “nunca se han pagado” tienen que puntualizarse. Si queremos cobrarlos, habrá que darles un formato que el paciente perciba como pagable. Por ejemplo en el caso del SPD, está claro. Pero yo no lo tengo tanto con el SFT. Siempre se ha hecho y creo que debe estar como parte del servicio, QUE NO SE DEBE COBRAR, y que va a contribuir a la imagen de marca de la farmacia (es parte de nuestra filosofia de servicio sanitario, entiendo). Otra cosa es que en algunos casos puntuales, algunas farmacias, por sus caracteristicas, puedan dar servicios especificos.
    – La administración puede (dificil lo veo) que externalice algunos servicios hacia las farmacias y se puedan cobrar, o que esta asuma el coste. Complicado, porque habria conflicto profesional; pero de todas formas esto punto depende mucho del desarrollo futuro de la sanidad publica.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo con los dos últimos párrafos. Lo que necesita la profesión es que tod@s construyamos el futuro conjuntamente, y que los Colegios Profesinales realmente miren por nuestros intereses, mejor dicho, por los intereses de los pacientes-clientes. Hasta ahora, muchos se han dedicado a mirarse el ombligo, y ni siquiera se han dado cuenta que el tren ya ha pasado por la estación.

    Gracias.

    1. Estoy de acuerdo en lo que comentas. Es difícil cobrar por lo que se ha hecho siempre, pero voy más allá, debe la norma dejar más libertad (a todas las CCAA) para que puedan implementarse más servicios y el farmacéutico no tenga que depender exclusivamente del medicamento para sobrevivir. Y, veo muy difícil que la administración pague servicios y si los paga… veremos en qué condiciones. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *