Nueva amenaza sobre la farmacia: las propuestas de Montoro y las CCAA

Esta semana, como aperitivo antes de vacaciones, hemos conocido un documento con diferentes propuestas del Ministerio de Hacienda que se pueden considerar como una nueva amenaza sobre la Farmacia.

photo credit: cousine4everkis via photopin cc

Sobre el documento se ha dicho que es antiguo pero lo cierto es que es ahora cuando ha salido a la luz, hace referencia a normativa de este año (medida 20) y no debe perderse de vista que el catálogo de modificaciones sujetas a estudio es exahustivo y pueden suponer una grave estocada a la oficina de farmacia.  Expansión sostenía en su edición online que se tratarán en el Consejo de Política Fiscal el 31 de julio, por su parte El País sostiene que las CCAA se desvinculan de las medidas de ajuste anunciadas.

Todas las propuestas para ser efectivas deben ir acompañadas de las correspondientes modificaciones normativas y, en su mayoría son cambios a nivel nacional ya que se trata de medidas que afectan a competencias exclusivas del Estado. Por eso, vestirlas de que son una forma de financiación de las CCAA o que son vías para  frenar el gasto autonómico se me antoja en algunos casos demagógico.

Hemos de decir también que el paquete de medidas no sólo afecta a la farmacia o a la sanidad sino también a otras áreas, pero en caso de que se aprobara alguna de las propuestas que tocan a la farmacia la dejaría muy maltrecha.

De entre las propuestas, que como he dicho en Twitter es lo que son, yo destaco las cinco siguientes:

1. Cuantía mínima por la expedición de recetas a los pacientes, diferenciando pensionistas y activos y con un importe reducido en ambos grupos para pacientes crónicos (medida 4).

Volvemos al pago que debe hacer el paciente de un euro por receta que, como todos sabemos, se declaró inconstitucional en la Comunidad de Madrid y en la Comunidad de Cataluña. La adopción de esta medida supondría una bajada en el número de recetas que se dispensarían en las farmacias y debería adoptarse por una norma nacional, lo que, salvo que se haga con RDLey, fórmula que está siendo utilizada sin que exista la urgencia que requiere el instrumento legislativo, debería pasar por todo un trámite parlamentario. Por tanto no debiera ser considerado como medida inminente a adoptar, pero sí es una medida que ya se ha probado (se ha hecho un “pilotaje” real), se sabe cómo funciona y ahora se tienen los medios para adoptarla de acuerdo a la normativa y siguiendo al Tribunal Constitucional. Esta medida además redunda directamente en una mejora de las arcas de las CCAA.

2. Permitir la venta de determinados medicamentos publicitarios fuera de las oficinas de farmacia (medida 13).

Esta es una de las grandes amenazas desde hace muchos años, igual que la liberalización. Lo cierto es que al día de hoy se antoja extraño que se acuerde esta medida, no porque no haya lobbiest trabajando en ello, sino porque parece que, a tenor de los últimos pasos normativos, España apuesta controlar el mercado de OTC a través de las farmacias, de ahí que el famoso RD de venta online de medicamentos no sujetos a prescripción esté limitado a farmacias y sólo se pueda vender con la aquiescencia de la CCAA y AEMyPS. No me imagino al día de hoy que Carrefour o El Corte Inglés dando cuentas a la Agencia. Por lo demás, esta medida no tiene nada que ver con la financiación de las CCAA y no supondría un retorno económico para el Estado (desde mi punto de vista) ya que el precio de los OTCs no son libres y por tanto la competencia rompiendo precios no existiría.

 3. Reducción del margen comercial aplicable a las oficinas de farmacia (medida 16).

La bajada sería de un 1%, de forma que se pasaría del 27,9% al 26,9%. Esta medida haría mucho daño a la farmacia y determinaría que muchas farmacias rurales, hoy en riesgo de subsistencia, dejaran definitivamente de existir. Este punto, unido a las bajadas continuas de los medicamentos (ej. última OPR) y la aplicación de RDs, puede ser determinante para que se generara un replanteamiento del modelo farmacéutico, que aventuro a decir que igual es lo que se persigue, ya que sería dificil la subsistencia de la farmacia tal y como la conocemos hoy.

4. Suministro directo de medicamentos y productos sanitarios a centros socio-sanitarios a través de los servicios de farmacia (medida 17)

Se trata de reconducir la dispensación de medicamentos y productos sanitarios de las residencias de ancianos, residencias de día, centros para personas con discapcidad, etc al servicio de farmacia. Por tanto, se trata de facturación que sale de la oficina de farmacia. Esta medida se está adoptando ya en algunas Comunidades Autónomas y, al margen del ahorro o no que pudiera existir, se omite el beneficio que obtiene el centro y el paciente, ya que en muchos casos es la oficina de farmacia la que, por ejemplo,  hace SPD gratuito, por lo que si buscamos potenciar adherencia (uno de los graves problemas actuales) es más fácil que se consiga desde la oficina de farmacia. Por otro lado, el horario de disponibilidad de la oficina de farmacia es mayor (como regla general) que el del servicio de farmacia, donde además se debería incrementar el personal para asumir lo que hoy ofrece la oficina de farmacia.

5. Permitir u obligar a que determinados productos farmacéuticos con receta sean dispensados en los centros ambulatorios u hospitales (medida 18)

Habría que ver qué productos son pero cualquier salida de medicamentos de la oficina de farmacia afecta a su facturación. Además, no debe pasarse de alto que los centros ambulatorios no están organizados para poder gestionar la dispensación, lo que implica que la Administración debiera, no sólo incrementar plantilla, sino también destinar espacios, organizar medicamentos, gestionar compras, invertir en sistemas informáticos, etc. No tiene sentido que en un país donde todos los servicios se externalizan (incluidos los de la administración) en el ámbito de la farmacia se quiera ir por un camino diferente cuando está demostrado que funciona perfectamente.

Conclusiones:

Estos son 5 ejemplos de lo que se va a hablar, de lo que se va a discutir en el Consejo de Política Fiscal. Se tratan, estas y otras, de medidas que tocan directamente a la oficina de farmacia. No deben olvidar nuestros políticos que la farmacia es un establecimiento sanitario y tiene su razón de ser en la medida en que dispense medicamentos y ofrezca servicios de atención farmacéutica y consejo de salud a los ciudadanos. Además, la farmacia es un negocio en el que es el farmacéutico quien arriesga su capital y todo su patrimonio (ya que no pueden estar constituidos en sociedades mercantiles), no es una Administración que todo lo puede asumir. Por ello, es responsabilidad del Estado que el modelo de farmacia funcione y bien, permitiendo que tenga viabilidad y pueda generar empleo (no destruirlo con las medidas propuestas). La adopción de medidas en una línea diferente es seguir dinamitando la farmacia que es el blanco fácil de todas las reformas.

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

1 opinión en “Nueva amenaza sobre la farmacia: las propuestas de Montoro y las CCAA”

  1. Isabel, este bombazo no me gusta nada, pero me encanta tu blog. Nos tienes al día resumiendo y comentando las diferentes fuentes de información . MIL GRACIAS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *