Los cambios de Whatsapp: ¿Suficientes para la farmacia?

Esta semana muchos ciudadanos han conocido que Whatsapp no era tan seguro como pensaban y lo han hecho porque esta red social (sí es una red) ha introducido en las conversaciones esta información:

whatsapp farmacia condiciones

Whatsapp con ello quiere ponerse una medalla, se ha esforzado en explicar todos los cambios y nos ha dicho que “El contenido de los mensajes enviados no será almacenado o retenido por Whatsapp. Los únicos registros del contenido de los mensajes residen directamente entre el emisor y los dispositivos móviles de los receptores y que pueden eliminarse a elección del usuario.” Sobre Whatsapp en la farmacia ya hemos hablado dos veces en este blog.

La pregunta ahora es si con los cambios consistente en el cifrado de extremo a extremo es suficiente para que Whatsapp se pueda considerar seguro en el sector sanitario, en la comunicación entre el profesional sanitario, como es el farmacéutico, y el destinatario, que es el cliente o paciente.

Qué es eso de cifrado extremo a extremo

De una forma muy sencilla podemos decir que consiste en un sistema de encriptado de las comunicaciones con el que se garantiza que el mensaje (texto, video, foto) enviado sólo es accesible por el emisor y el receptor. Se supone así que un mensaje enviado a través de esta red sólo puede ser leído por quien lo envía y quien lo recibe, sin que otros terceros puedan acceder. Además, nos dice Whatsapp que ni siquiera ellos se quedan con los mensajes que se envían.

Hasta ahí podríamos decir que todo es perfecto pero vamos a ver como no es suficiente.

whatsapp: cambios y farmacia
whatsapp: cambios y farmacia

Las condiciones legales de Whatsapp

Como siempre vamos a ver lo que realmente importa, que es lo que está por escrito en las condiciones legales y ahí podemos leer lo siguiente: “WhatsApp may retain date and time stamp information associated with successfully delivered messages and the mobile phone numbers involved in the messages, as well as any other information which WhatsApp is legally compelled to collect,”, que podemos traducir así: Whatsapp puede retener la fecha y la hora asociada a los los mensajes enviados satisfactoriamente, los télefonos móviles involucrados en los mensajes, así como cualquier otra información que Whatsapp esté obligado a recoger (traducción propia)

Por tanto hay información que no sólo queda en los terminales del emisor y destinatario sino que también está en sus servidores. Así que lo que impide realmente el cifrado es que terceros puedan acceder al contenido mientras viaja el mensaje, foto o video. Además, existe también un momento en que el mensaje completo está en los servidores de Whatsapp, que es cuando el destinatario tiene el móvil apagado y no se le ha entregado.

El acceso a los datos de los contactos y otros temas de protección de datos

El cifrado no impide que WhatsaApp acceda a todos los teléfonos de los contactos del terminal y debemos recordar que es necesario que haya un consentimiento para ello que no existe, así que se sigue vulnerando la LOPD.

Siguiendo con la LOPD, esta aplicación continúa sin informar sobre cómo ejercer los derechos ARCO incluidos en el  art. 5 LOPD, lo que es una manifiesta ilegalidad.  

Que los mensajes viajen cifrados no significa que permanezcan así en el terminal. Cualquiera podría coger tu móvil, meterse en Whatsapp y leer tus mensajes, y eso es porque falta la necesaria protección, por tanto si estuviéramos hablando de datos de salud esto contravendría la normativa.

Por otro lado, Whatsapp está en Estados Unidos, lo que a efectos de LOPD y tras la eliminación de Puerto Seguro es un problema.

Y finalmente, ¿habéis creado alguna vez una contraseña para Whatsapp? No, claro que no. Si las llaves para acceder a los mensajes cifrados te las de el mismo que los cifra podría afirmarse que en cualquier momento podría entrar y ver el contenido de los mensajes. Whatsapp no es por tanto seguro.

De forma rápida, con argumentos legales podemos afirmar que no es suficiente y a ello debemos añadir otra cosa sobre la que os pido que reflexionéis: ¿Alguien cree que Facebook ha pagado 22.000 millones de dólares por Whatsapp  de forma totalmente altruista y sólo para que podamos comunicarnos?  Yo estoy convencida de que no.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas un abogado? Contacta con nosotros: info@farmaciayderecho.com

 

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *