Receta médica privada: validez, obligaciones y sanciones

El formato de la receta médica privada no dista mucho de la receta de la Seguridad Social, tiene un formato normalizado y las recetas están diseñadas para que no sean falsificadas. Esto significa que las recetas escritas en una cuartilla aunque esté firmada por el médico no valen, tampoco las que se hacen en cualquier papel aún poniendo un flamante sello.  Esto no es de hoy, llevamos con esta normativa desde 2013 pero sigue habiendo dudas.

medicamento, receta médica privada
medicamento, receta médica privada

Vamos a recordar algunas cosas que estoy viendo que algunas farmacias no tienen claro:

1- Sólo vale la receta médica privada en papel que está regulada en el Real Decreto 1718/2010, de 17 de diciembre sobre Receta Médica y órdenes de dispensación.

Tras su diseño legal los Colegios de Médicos y odontólogos son los que facilitan los que facilitan la edición y distribución de impresos y talonarios normalizados de recetas médicas para el ejercicio privado de la profesión que luego recibirán los pacientes.

2- El formato de la receta médica privada no se puede copiar y pegar ya que la normativa vigente contempla que la receta esté dotada de medidas antifraude y de trazabilidad equivalentes a la receta de la Seguridad Social. Las medidas adoptadas son:

  • Código de Verificación electrónica (código de barras)
  • Gestión y control a través de los Colegios Oficiales

Por tanto no vale descargarse la receta, hacer un copia/pega  y rellenársela a discreción poniendo los datos de un médico.

3- Sólo es válida la receta normalizada y el RD contempla que es sancionable tanto hacer las recetas en cualquier papel que no sea el oficial como reconocer el valor de receta a aquello que legalmente no lo es (aunque durante muchos años lo haya sido). Para refrescar la memoria el art. 20 RD 1718/2010, señala que “El incumplimiento de lo establecido en este real decreto tendrá la consideración de infracción en materia de medicamentos y le será de aplicación el régimen sancionador previsto en la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios”. Así que mejor no jugársela.

4- La norma prevé la receta médica privada en papel (rellenada a mano o por ordenador) pero también en soporte electrónico. En este último caso será necesario que el prescriptor tenga un certificado digital y el paciente acceda por su certificado del DNI electrónico

Una receta que nos mandan por correo electrónico al día de hoy es tan inválida como una llamada del médico pidiendo que se dispense un medicamento que precise receta médica.

5- Y finalmente tengo que recordar que la receta privada debe guardarse a disposición de la administración sanitaria durante tres meses.

Si te apetece echar un vistazo a la normativa aquí tienes el enlace.

¿Dudas? ¿Necesitas un consultor? ¿Necesitas un abogado? ¡Cuenta con nosotros!  Mándanos un email a info@farmaciayderecho.com

 

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *