La cesta de navidad o el regalo al empleado, ¿es derecho adquirido?

El post de hoy viene al hilo de la sentencia de la cesta de navidad que ha dictado el Tribunal Supremo cambiando frontalmente la doctrina anterior que la consideraba una liberalidad, es decir, un regalo que hacía el empresario porque quería, sin más. A raíz de la sentencia la cesta de navidad es un “derecho adquirido” y debe respetarse por considerarse una condición más beneficiosa y, por tanto es exigible por el trabajador.

Regalo de navidad - farmacia
Regalo de navidad – farmacia

La cesta de Navidad, muy implantada a mediados de S XX, buscaba que el trabajador pudiera acceder a productos que normalmente no estaban en su mesa, pero eso ha cambiado. ¿Tiene sentido la cesta de navidad en el SXXI, es mejor un regalo o lo mejor es cobrar lo que corresponde?

¿Qué pasa en la farmacia?

En las farmacias veo que algunos de mis clientes hacen regalos a sus empleados y casi siempre son cosas diferentes a las cestas de navidad, que yo, personalmente, veo demasiado “vintage”, por no decir anticuadas y poco útiles. Por eso el regalo alternativo tiene más sentido. Suele tratarse de un pañuelo, un colgante, un reloj… En esos casos generalmente el trabajador está muy implicado en la farmacia y a veces tiene mucha antigüedad, pero a la empresa le suele compensar si hace bien sus números. Lo que hay detrás de esos regalos es el agradecimiento del titular.

Luego hay muchas farmacias que no dan nada o lo hacen de forma esporádica, de modo que, a lo más, el empleado se lleva de la farmacia el regalo promocional de Navidad que se da a los clientes.

En cualquiera de los casos debemos tener claro que cesta o regalo no vienen contemplados en el Convenio Colectivo.

¿Es obligatorio mantenerlo en el tiempo?

Pues a raíz de la sentencia del Tribunal Supremo ese regalo que se da, igual que la cesta de navidad, podría considerarse una condición más beneficiosa y, por tanto, se trataría de un derecho adquirido, así que habría que respetarlo de ahora en adelante. Por ello el titular deberá valorar esta cuestión.

¿Qué se va a conseguir?

Que la farmacia no entregue nada a sus empleados, ya que una cosa es regalar y otra crearse una obligación. Cuando la línea divisoria entre ambas acciones no existe o depende de la voluntad judicial lo mejor es quedarse al margen y, curiosamente quien pierde no sólo es el trabajador sino también el empleador, que tendrá que pensar en otra forma de agradecer al trabajador su dedicación anual, en fecha tan simbólica como la Navidad.

¿La cesta de navidad o regalo es salario en especie?

Una de las cosas de las que no se habla es que si la cesta o el regalo (que se considera un derecho adquirido) pasa a ser salario en especie. Sí, es salario en especie, y significa que el trabajador tendrá que pagar sus impuestos por recibir esa cesta o regalo. Por tanto, ¿merece la pena? En mi opinión creo que es mejor pagar como corresponde y dejar esas liberalidades que son más propias de tiempos ancestrales.

Seguimos a vuestra disposición para asesoramiento privado en info@farmaciayderecho.com

 

 

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *