Protección de datos en mi web de parafarmacia: contenido

Ya he comentado cómo, desde una perspectiva de Derecho, puede la farmacia tener una web y cuál es el futuro que espera al sector. Lo cierto es que Internet ha venido para quedarse y la farmacia debe estar ahí, antes o después. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta para estar en Internet de forma legal? Empecemos por las páginas web de las boticas a través de las cuales se venden productos de parafarmacia (que es lo que hoy se puede hacer)

He hecho un pequeño estudio y me ha sorprendido que muchas páginas de Internet ligadas con la farmacia no cumplen, seguro que inconscientemente, con la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) ni con la Ley Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSI)

Qué errores he visto y qué ha de hacerse

1º Sobre el alta de fichero de clientes.
En toda página de Internet que vende hay unos clientes que compran y unos datos que se incorporan a un fichero. Este fichero ha de estar dado de alta en la AGPD. ¿Vale el de la Farmacia? Depende. Si tenemos constituida una sociedad para gestionar la parafarmacia y la venta online se canaliza a través de ella, la responsable del fichero es esta y no la farmacia. Por tanto, la sociedad ha de dar de alta el fichero (y otros que pueda haber, como proveedores) y tener un documento de seguridad, con todos sus anexos: libros de registro (incidencias, accesos, etc), contratos de confidencialidad, etc.

En caso de que la farmacia sea la titular de la web habrá de comprobarse que en la inscripción del fichero de clientes y en el documento de seguridad de la farmacia esté reflejada la recogida de datos a través la tienda online (y todo lo que ello supone). Pero si es un fichero independiente del de la farmacia física habrá de crearse y darse de alta en la AGPD, además de la obligación de incorporarlo en el documento de seguridad de la farmacia.

2º Sobre los derechos ARCO y el consentimiento.
Como hay clientes y se recogen datos online es importante tener bien resuelto, desde la perspectiva legal, la recogida del consentimiento y los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) de los clientes. Hay supuestos en los que se da por supuesto que se entregan los datos rellenando un formulario y hay un consentimiento implícito para que el receptor, la farmacia, pueda utilizarlos libremente, pero eso no es así. Un ejemplo puede ser que no se podrán remitir promociones, actualizaciones, ofertas al email proporcionado por el cliente virtual si no hay un consentimiento expreso para ello.

En definitiva, el cliente debe saber que los datos que entrega se van a tratar para una determinada finalidad (y la farmacia no podrá usarlos fuera de ellas) y si van a ser o no cedidos a terceros y cómo peder ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición. Pero además debe quedar claramente definido cómo el cliente otorga su consentimiento y para ello hay diversas formas, como la de dar la conformidad al rellenar el formulario haciendo un tic en una casilla al efecto, con lo que reconocemos haber leído y estar conformes con la política de protección de datos..

3º El aviso legal: obligatorio.
Toda página web ha de tener un “Aviso Legal” y he comprobado que en ocasiones falta o existe pero está incompleto. Ha de recordarse que, a veces, copiar lo que ha hecho alguien en Internet no es garantía de que esté bien, y pegarlo sin más en la página creada puede llegar a suponer una sanción en caso de inspección si no es un aviso completo o está mal hecho. El aviso tiene que tener todos los requisitos que establece la norma y es preferible invertir en una consulta jurídica y tener la tranquilidad de que legalmente está bien hecho.

4º La Política de privacidad: obligatorio.
También hay webs que no la incluyen y no vale con tener el fichero dado de alta y un documento de seguridad, o que se recoja el consentiemiento clicando en una casilla. Toda tienda online tiene que dar información de su Política de Privacidad, que podrá leer el cliente cuantas veces quiera, debiendo ser de fácil acceso. Ahí quedará definidos los datos que se recogen, los fines para los que se lleva a cabo su recogida y cómo se utilizan esos datos. Así mismo, se regula la forma de entregar el consentimiento por los clientes y cómo éstos pueden acceder a los datos ejerciendo sus derechos ARCO.

Si tenéis alguna duda o queréis que vuestra web esté completa desde la perspectiva de la LOPD y LSSI, no dudéis en contactar conmigo: farmaciayderecho@movistar.es

Otro día seguiremos con la presencia de las farmacias en las redes sociales como Facebook y qué hay que hacer para que legalmente esté todo bien.

A vueltas con la farmacia online: su justificación y la necesidad de que se regule.

Esta semana hemos leído en diversos medios que sólo las farmacias con sede física van a poder vender medicamentos online. Lo cierto es que, como ya dije en un post anterior cuando hablaba de la lista única de farmacias online (http://wp.me/p2guiz-3l), al día de hoy la normativa española no permite la venta de medicamentos online, por lo que precisamos la voluntad del legislativo para cambiar el actual marco normativo, tal y como ha pasado recientemente en Francia.

¿Cuál es la situación actual?

Nuestra Ley de Garantías, en lo referente a dispensación, diferencia entre medicamentos sujetos a prescripción médica y los que no. Los primeros en ningún caso se podrán vender por correspondencia o a través de medios telemáticos, pero los segundos sí, una vez se proceda al desarrollo normativo del art. 1.5. de dicha norma. El legislador en este caso no tiene libertad absoluta sino que está sujeto a límites que ha de respetar en todo caso y que vienen previstos en el citado art. 1.5. Ley de Garantías. Son los siguientes:
• que se dispense en oficina autorizada
• que haya una intervención del farmacéutico, previo asesoramiento personalizado
• que se cumpla la normativa aplicable a los medicamentos objeto de venta.

Y, ¿por qué después de más de 6 años desde la aprobación de la Ley de Garantías hay que moverse?

Confluyen diversos aspectos:

1. La Unión Europea manda. Debe transponerse a nuestro derecho español la Directiva 2011/62/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 8 de junio de 2011 que modifica la Directiva 2001/83/CE, por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos de uso humano, en lo relativo a la prevención de la entrada de medicamentos falsificados en la cadena de suministro legal http://ec.europa.eu/health/files/eudralex/vol-1/dir_2011_62/dir_2011_62_es.pdf

2. Además la Comisión Europea ha comenzado a actuar: ha hecho una consulta pública sobre un logotipo común para las farmacias legales en internet, (eso que algunos llaman sello), que finalizaba el 17 de enero 2013 . Lo que busca la Comisión es que todas las farmacias (no almacenes) que operen online en Europa, vendiendo medicamentos de uso humano a distancia puedan quedar identificadas por los clientes como sitios seguros donde comprar medicamentos legales.

3. Es un hecho que el mercado online se mueve y ha de garantizarse, en la medida de lo posible, el derecho a la salud. En este sentido es revelador el informe de Sempora Consulting, realizado para el Reino Unido que es, en cierta forma, extrapolable a otros países europeos como España, todo ello sin perjuicio de las diferencias estructurales de las farmacias y de la ventaja que en España supone tener una farmacia cerca para el 99% de la población. Este informe revela el posible aumento de la venta online de medicamentos.

¿Qué dice el informe de Sempora Consulting, de septiembre de 2012? (http://www.sempora.com/fileadmin/fm-dam/Pressemeldungen/new120910_SEMPORA_Pharmacy_Survey_Press_Release_Final.pdf):
• Alrededor del 14% de los consumidores del Reino Unido que aún no compran en las farmacias en línea, lo harán durante los próximos 12 meses. El 36% de los que ya compran dicen que comprarán más online.
• De los actuales compradores de farmacia, ya compran en línea en el Reino Unido alrededor del 13%, pero llega al 25% en el rango de edad de 25-34 años.
• En el mercado de farmacia de Alemania compran online el 27% de los consumidores.
• Hay más posibilidades de crecimiento para este sector en el Reino Unido.
• Las razones para comprar en la farmacia online han sido: precio, libertad para comprar en cualquier momento, mayor stock y entrega a domicilio. Sólo un 4% justificó la compra online por no tener cerca una farmacia física.
• El 49% de las personas preguntadas pudo decir el nombre de una farmacia online.
• Otro impulsor clave para el crecimiento sería la receta electrónica, que permitiría a las personas designar a un dispensario de su elección, incluyendo las farmacias por internet.
• Dos tercios de los encuestados dijeron que les gustaría tener recetas dispensadas electrónicamente.

4. El Ministerio de Sanidad es consciente de la venta de medicamentos por internet, de su volumen, así como del peligro para la salud que conlleva. Por ello tiene activa una campaña contra la venta ilegal de medicamentos por internet
http://www.aemps.gob.es/informa/campannas/medIlegales/home.htm. En esta campaña se insta a no comprar en webs ilegales, pero el problema es que a día de hoy en España no hay sitios legales.

A la vista de todo ello se pueden sacar varias conclusiones:

1. Se necesita con urgencia el desarrollo de la Ley de Garantías.
2. Vamos tarde y hay que ser proactivo.
3. Deberán agilizarse todos los trámites desde las Administraciones y Colegios para que se pueda tener presencia en internet con venta de medicamentos sin prescripción cuanto antes mejor. La tramitación ha de ser sencilla.
4. Debería empezar a pensarse en la venta con prescripción: para eso está la receta electrónica y ello no debiera demorarse mucho. Esto supone la modificación de la Ley de Garantías.
5. La farmacia española siempre ha demostrado su compromiso con la defensa de la salud y, con el vigente sistema, tener presencia en Internet no debe cambiar esa forma de actuar, por el contrario es una garantía inequívoca para una correcta dispensación y satisfacción del consumidor/paciente.
6. La farmacia online no será una mera tienda, sino un lugar de protección de la salud donde el farmacéutico, como profesional, debe estar para resolver consultas como si fuera en su farmacia física. Eso es un gran valor añadido respecto a webs ilegales pero debe concretarse bien cómo se canalizarán las consultas.
7. Estamos ante un cambio importante y todos los eslabones de la cadena del medicamento se deben implicar en beneficio de los ciudadanos y su salud.