Reflexiones a propósito de la receta médica online y venta online de medicamentos: ¿saltando con paracaídas?

Esta semana en Twitter y en prensa del sector se ha traído a colación lo que hace una nueva empresa creada recientemente: vender recetas médicas por 10 €/unidad. No voy a entrar en valorar la legalidad o no, aunque me lo hayáis pedido por Twitter, porque yo no soy su abogada, así que permitidme que no sea quien les resuelva sus dudas o situación, les diga qué pueden o no hacer o, por último, cómo actuar ante una crisis como la que han tenido en Twitter. Pero sí creo que hay que hacer unas reflexiones o preguntas al hilo de si se puede comprar una receta médica para no tirarnos al vacío sin paracaídas.

Tirarse al vacío pero con paracaídas - farmacia - receta médica online - venta online
Tirarse al vacío pero con paracaídas – farmacia – receta médica online – venta online – Photo credit: www.pixabay.com

Continuar leyendo “Reflexiones a propósito de la receta médica online y venta online de medicamentos: ¿saltando con paracaídas?”

Farmacéutico con oficina de farmacia: ¿Profesional o comerciante?

Este es un debate que está encima de la mesa y en Twitter de forma constante, por ello me he decidido a contar lo que yo pienso desde la perspectiva jurídica y por no ser farmacéutica.

El farmacéutico que está trabajando en la oficina de farmacia siempre es un profesional sanitario, que nadie piense que eso no es así a pesar de los cambios a los que está sometida la botica.

photo credit: Pixabay
photo credit: Pixabay

La Ley de Profesiones Sanitarias dice claramente que sin perjuicio de las funciones que, de acuerdo con su titulación y competencia específica corresponda desarrollar a cada profesional sanitario ni de las que puedan desarrollar otros profesionales, son funciones de cada una de las profesiones sanitarias de nivel de Licenciados las siguientes: “corresponde a los Licenciados en Farmacia las actividades dirigidas a la producción, conservación y dispensación de los medicamentos, así como la colaboración en los procesos analíticos, farmacoterapéuticos y de vigilancia de la salud pública“. Continuar leyendo “Farmacéutico con oficina de farmacia: ¿Profesional o comerciante?”

Receta médica extranjera: ¿Cómo la dispenso?

Receta médica extranjera: ¿Cómo la dispenso?

Actualmente todos viajamos y cada vez será menos raro que en la farmacia española llegue un paciente extranjero con una receta médica extendida en su país de origen y que debe ser dispensada, por su fecha, en nuestro país donde el titular de la receta está pasando unos días o, los más afortunados, una temporada. Continuar leyendo “Receta médica extranjera: ¿Cómo la dispenso?”

¿Por qué hay medicamentos que dejan de estar financiados?

Seguro que alguna vez os habéis planteado si el Ministerio de Sanidad tiene algún límite para excluir medicamentos y productos sanitarios de la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud o, por el contrario, si tiene completa libertad para la toma de esas medidas.

Pues bien, la decisión que pueda adoptar el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no depende del libre albedrío sino que ha de hacerse en el marco de alguno de los motivos que regula la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento, en su art. 85 ter. o, lo que es lo mismo, el Ministerio tendrá que dictar una resolución motivada que deberá basarse en alguno de los criterios, que como lista cerrada, establece el precepto legal.

Y, ¿cuáles son esos motivos o criterios que puede esgrimir el Ministerio para excluir un medicamento de la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud?
El art. 85 ter Ley de Garantías señala los siguientes:

“a) El establecimiento de precios seleccionados.
b) La convivencia con un medicamento sin receta con la que comparte principio activo y dosis.
c) La consideración del medicamento como publicitario en nuestro entorno europeo.
d) Que el principio activo cuente con un perfil de seguridad y eficacia favorable y suficientemente documentado a través de años de experiencia y un uso extenso.
e) Por estar indicados en el tratamiento de síntomas menores.
f) Por cumplir cualquiera de los criterios de no inclusión en financiación pública recogido en el apartado 2 del artículo 89”.

Además, tal y como consta en la letra f) expuesta, se puede fundamentar la exclusión en los siguientes:

• “El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad revisará los grupos, subgrupos, categorías y/o clases de medicamentos cuya financiación no se estime necesaria para cubrir las necesidades sanitarias básicas de la población española.

• En todo caso, no se incluirán en la prestación farmacéutica medicamentos sin receta, medicamentos que no se utilicen para el tratamiento de una patología claramente determinada, ni los productos de utilización cosmética, dietéticos, aguas minerales, elixires, dentífricos y otros productos similares.

• Tampoco se financiarán los medicamentos indicados en el tratamiento de síndromes y/o síntomas de gravedad menor, ni aquellos que, aun habiendo sido autorizados de acuerdo a la normativa vigente en su momento, no respondan a las necesidades terapéuticas actuales, entendiendo por tal un balance beneficio/riesgo desfavorable en las enfermedades para las que estén indicados.”

En conclusión, la lista cerrada del 85 ter Ley de Garantías, a pesar de ser relativamente corta, es muy amplia si se valora su contenido y, en mi opinión, permite fundamentar con bastante facilidad la exclusión de un medicamento de financiación en el Sistema Nacional de Salud.

¿Pueden las clínicas oftalmológicas comprar medicamentos de Uso Hospitalario?

Posiblemente más de un farmacéutico se ha preguntado si puede fundamentarse en Derecho que las clínicas oftalmológicas puedan adquirir directamente medicamentos de Uso Hospitalario. Pues bien, aquí traigo una reciente sentencia del Tribunal Supremo de 11 de diciembre de 2012 en la que resuelve este tema.
(texto completo en: http://www.poderjudicial.es/search/doAction?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=6599690&links=farmacia&optimize=20130112&publicinterface=true)

Los hechos son los siguientes: La Comunidad Autónoma del País Vasco autoriza a la clínica oftalmológica “Baviera” la adquisición directa de ciertos medicamentos de dispensación bajo prescripción médica restringida, denominados medicamentos de uso hospitalario. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizcaia impugna esas autorizaciones, así como las instrucciones de que traen causa y, en un primer juicio, consigue que ambas se anulen al declararse contrarias a Derecho. Posteriormente, contra esa sentencia, el Gobierno Vasco presenta recurso de amparo ante el Tribunal Supremo, que es quien pone fin al asunto con la sentencia que comentamos.

La posturas son las siguientes:

El Colegio sostiene que es de aplicación el artículo 2.5 de la Ley 29/2.006, de 26 de julio, de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios, al declarar, que: ” La normativa de desarrollo establecerá los requisitos para que puedan venderse directamente a profesionales de la medicina, odontología y veterinaria exclusivamente los medicamentos necesarios para el ejercicio de su actividad profesional”. No existe esa normativa de desarrollo y, al tratarse de una competencia exclusiva del Estado, la Comunidad Autónoma no puede desarrollar dicho precepto. Además considera que la distribución de medicamentos queda regulada por la Ley de Garantías, que impone que esa actividad se lleve a cabo siempre por un profesional farmacéutico.

La Comunidad Autónoma del País Vasco, por su parte, considera que no se ha producido el anunciado desarrollo reglamentario del art. 2.5 de la Ley 29/2.006, pero que no existe la ausencia que alega el Colegio, ya que entiende que ha de aplicarse el art. 24.3 a) del Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente, que sí permitía o habilitaba a la Administración a otorgar la autorización anulada por la sentencia de instancia. Por tanto considera que ha de interpretarse sistemáticamente la Ley de Garantías y el RD citado.

¿Qué dice el Tribunal Supremo? ¿Puede la Clínica Baviera (y por extensión otras clínicas oftalmológicas) adquirir directamente medicamentos de uso hospitalario? La respuesta es no y se argumenta por el Tribunal Supremo de la siguiente forma:

• La falta de desarrollo reglamentario del art. 2.5 de la Ley 29/2.006, determina por sí misma la nulidad de la autorización impugnada, así como la nulidad de las instrucciones previas en cuyo marco se concedió.

• El art. 24.3.a) del Real Decreto 1345/2007 no desarrolla el último párrafo del art. 2.5, pues se limita a establecer las causas o circunstancias por las que unos medicamentos, que esa letra a) denomina de “Uso Hospitalario”, quedan sometidos [al igual que otros, llamados de “Diagnóstico Hospitalario de prescripción por determinados médicos especialistas”, en la letra b), y de “Especial Control Médico”, en la c)] a prescripción médica restringida”.

• la distribución al por mayor de medicamentos por los almacenes mayoristas (art.61) se debe realizar a las oficinas de farmacia y a los servicios de farmacia hospitalarios ( art. 83 1 y 3) o de las estructuras de gestión de atención primaria ( art.81), que es a quienes corresponde su dispensación de acuerdo con los dispuesto por el art. 2.6 de la Ley 29/2006 y los arts. 3 y 4 de la Ley vasca 11/1994, de 17 de junio de ordenación farmacéutica de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

• Que las competencias del País Vasco en materia farmacéutica del art. 18.3 de su Estatuto de Autonomía se definen como de “ejecución”. Por tanto ejecutan la legislación del Estado sobre productos farmacéuticos, lo que implica que debe existir el desarrollo reglamentario para que pueda ejecutarse por la Comunidad Autónoma.