Al hilo del convenio de oficinas de farmacia y la cesación de la ultraactividad

El lunes el sector de oficina de farmacia se queda sin convenio, tal y como expuse en otra entrada en este blog http://wp.me/p2guiz-6P. Pero, ¿se ha hecho algo?
Aquí voy a dar mi opinión, que es por tanto personal, no sujeta ni a intereses de asociaciones empresariales ni de sindicatos.

El acuerdo del 23 de mayo sobre ultraactividad de los convenios

En mayo los sindicatos más representativos a nivel nacional (CCOO y UGT) y las asociaciones empresariales más representativas (CEOE y CEPYME), integrantes de la comisión de seguimiento del II acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2012, 2013 y 2014, adoptaron un acuerdo, que se ha publicado en el BOE (http://bit.ly/1a1ivyt). Se trata de una hoja de ruta y recomendaciones para avanzar.

Y, ¿qué dice?

1. Se pide a las partes que se negocien en aras de la competitividad de empresarial y la estabilidad del empleo de los trabajadores. Lo cual es lógico en nuestro sistema de relaciones laborales donde si no se tiene convenio parece que no hay normativa laboral aplicable (gran error) y genera inestabilidad, donde la negociación individual en la contratación no se ha fomentado nunca y donde llegar a pactos a nivel de centro de trabajo tiene grandes dificultades. Hasta ahora siempre se ha confiado en nuestros sindicatos y asociaciones para resolver las negociaciones laborales, que se demoraban años y años (pero con el salvavidas de plomo de la ultraactividad) y esto se ha acabado con la nueva legislación. Por ello, o hay convenio vigente o hay Estatuto de los trabajadores y aquí entran en juego las negociaciones personales. A la vista de la nueva situación legal, no estaría nada mal que en los colegios se enseñara a negociar un contrato de trabajo y que los que ya pasaron la ESO e hicieron su carrera tuvieran un curso de formación (que este si les va a servir en su vida real)

2. Se pide a las partes que intenten adoptar medidas de flexibilidad interna. Es decir, se pide cordura, sentido común, que el convenio sea algo más parecido a la plastilina y pueda adaptarse a las situaciones empresariales. No vale ya el convenio rígido, estanco y que no resolvía muchas situaciones. Y qué significa eso de flexibilidad interna en nuestra normativa? pues que el tiempo de trabajo, la clasificación profesional, las funciones y el salario, entre otras condiciones, tengan la necesaria adaptabilidad a las necesidades e intereses de los trabajadores y empresarios, con la participación de la representación legal de los trabajadores en los distintos procesos de adaptación. Hay que pensar en fórmulas nuevas y que las dos partes estén de acuerdo, por tanto se necesita otra mentalidad.

3. Los propios sindicatos y asociaciones empresariales piden una “adecuada revisión e innovación” de los convenios a efectos de garantizar una mayor eficacia. Parece que ha tenido que acabarse la ultraactividad de los convenios (esos que seguían prorrogándose sine die) para que se tenga que pensar en una negociación un poco diferente, que trate temas que realmente interesen y afecten a los trabajadores (más allá de la manida tabla salarial) Los tiempos han cambiado y por tanto no se puede mantener la negociación que se hacía en los años 80-90. Si a “adaptarnos a los tiempos” se le llama innovación, pues adelante, innovemos. Otra vez toca pensar.

4. Se pide que las claúsulas que se negocien sean claras y simples, que se entiendan fácilmente por los trabajadores y empresarios. Es decir se busca una merma de la conflictividad interpretativa de los convenios. Y, ¿por qué ha de pedirse algo que es de perogrullo? Porque muchas veces las negociaciones continúan o se saldan con cláusulas de consenso que pueden ser interpretadas de dos formas, según a quien interese, y otras veces se negocia sin conocer realmente aquello de lo que se habla, con lo cual también se dan problemas interpretativos. Es decir, al final lo negociado tiene que ser interpretada por el juez (que no ha estado en la negociación!). La claridad es muy importante y no es difícil, es necesario voluntad.

5. Se pide agilizar e intensificar los procesos negociadores en curso a fin de propiciar el acuerdo antes del término legal de vigencia de los convenios (el 8 de julio). Pero está claro que eso no se ha hecho, porque en el caso del sector de oficinas de farmacia se bloquearon las negociaciones al no ceder una u otra parte, según se mire. Es decir no se quiso seguir negociando y no hay compromiso que continuar el proceso de negociación.

6. Para los casos de bloqueo de negociaciones, que es lo que pasa en el sector de las oficinas de farmacia, se ha acordado que las partes negociadoras urgentemente acudan a los sistemas de solución extrajudicial de conflictos establecidos en el ámbito del Estado (V ASAC) y de carácter autonómico. Bien, en el caso del convenio de oficinas de famacia no se ha acudido a esta vía (al menos no se ha dicho nada sobre ello) y eso no es buena señal.

Y, entonces a la vista de lo dicho ¿cuáles son mis conclusiones ?

• Lo que se busca con este acuerdo es que se siga negociando en los mismos ámbitos que hasta ahora y esto es bueno si se hace bien. En nuestro caso, un convenio nacional que afecta a todos los trabajadores de la empresa.

• Pero igual es necesario cambiar esos ámbitos….sobre todo si no son capaces sindicatos y asociaciones empresariales en ponerse de acuerdo. No debe olvidarse que trabajadores y empresarios están por encima de intereses sindicales y patronales.

• Para llegar a un acuerdo, posiblemente, las partes negociadoras (por los dos lados) tengan que romper todo lo que han hecho hasta ahora y empezar de cero teniendo en cuenta todos los cambios legislativos laborales que hemos tenido en dos años.

• Posiblemente tengan que cambiar las personas físicas que negocian (por los dos lados), porque hasta ahora no han sido capaces de avanzar en la negociación y están dando más de un quebradero de cabeza a trabajadores y empresarios.

• También, sería bueno que quienes negociaran hubieran pasado por la farmacia recientemente y supieran qué es lo que hay, cual es la problemática real, que es muy distinta de la de hace sólo 2 años.

• En definitiva hay que pedirles buena fe, buena gestión, que sepan lo que hacen y que lo hagan bien, pensando no en ellos sino en quienes representan y acudiendo, cuando no pueden consensuar, a las vías de conciliación extrajudicial, que están para eso.

Y todo esto lo digo pensando que los sindicatos y asociaciones empresariales son necesarios en nuestro Estado de Derecho y Bienestar, pero también considerando que tienen que adaptarse a los nuevos tiempos. Está bien que se conviertan en sujetos políticos pero no pueden olvidar ni al empresario ni al trabajador. No negociar es olvidarles, es dejación de funciones.

¿Tengo convenio colectivo en la farmacia?

En las últimas semanas me están preguntando mucho sobre si hay convenio de farmacias en el 2013 y qué pasa con los salarios. En este post voy a dar un poquito de luz al tema.

Como es sabido por todos no hay convenio colectivo nuevo de 2013 porque las negociaciones entre sindicatos y asociaciones empresariales se han roto en abril de este año. Dicho esto, la situación al día de hoy es que en el sector de oficinas de farmacia se dispone de un convenio colectivo denunciado y con fecha de caducidad en julio 2013, sin posibilidad de prórroga automática con la actual normativa. Lo que pasará a partir de esa fecha lo trataré en otro post.

Qué se aplica a fecha de hoy (mayo 2013) y qué está pasando:

Se aplica el XXIII convenio colectivo de oficinas de farmacias publicado en el BOE el 24 de enero 2011 (http://www.boe.es/boe/dias/2011/01/24/pdfs/BOE-A-2011-1312.pdf) En dicho convenio hay unas tablas salariales que son para el año 2011 y que tienen que actualizarse.

La sentencia de la Audiencia Nacional de 13 de febrero 2013 ha dicho de forma clara que a pesar de los cambios que hay en la oficina de farmacia y su afectación económica (alegadas por FEFE y FENOFAR), hay que actualizar las tablas salariales con el IPC (http://wp.me/p2guiz-5Y). La sentencia se refiere al año 2012, por lo que las tablas del convenio han de actualizarse con IPC de 2011, el 2.4%. El mismo criterio se ha de mantener para el año en curso, por lo que esas tablas ya actualizadas según lo expuesto deben a su vez volver a actualizarse para el año 2013 con el IPC de 2012, el 2.9%.

No se van a publicar tablas salariales nuevas (al menos eso es lo que ha trascendido) y esto supone que los cálculos deben realizarse por quien gestione las nóminas.

Por tanto el personal afectado por el convenio (adjunto, auxiliar, etc) tiene que ver actualizada su nómina con los aumentos por IPC de los años 2011 y 2012 en el caso de que el titular no lo hubiera previsto o no lo hubiera hecho ya. Además, en caso de que el adjunto o auxiliar lleve cobrando las tablas que se publicaron con el convenio sin actualizaciones, el titular viene obligado a abonar atrasos o diferencias por aplicación de convenio, porque durante el año 2012 y lo que llevamos de 2013 se tienen que pagar los salarios actualizados con los IPCs señalados.
Si no se pagaran quedaría abierta la vía para que el empleado iniciara la reclamación de las diferencias de salarios en via judicial, previo paso por conciliación.

¿Puede el empresario pagar menos de lo que está en el convenio? o ¿puede descolgarse (dejar de aplicar) del convenio?
Sí, pero en esos casos debe hacerse de acuerdo con el procedimiento establecido en el art. 82.3 ET con el alegato de concurrencia de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción que deberán probarse (http://www.empleo.gob.es/itss/web/Atencion_al_Ciudadano/Normativa_y_Documentacion/Normativa/Normativa/pdfs/Estatuto_de_los_Trabajadores.1.pdf)

Y llegó el fin del año

Este post es de agradecimiento a todos aquellos nuevos amigos que me siguen y a todos aquellos que no siéndolo todavía visitan mi blog para conocer algunos aspectos de actualidad sobre el mundo de la farmacia y el derecho. A todos ellos: gracias.

Reconozco que esta aventura la inicié con dudas sobre su viabilidad y me preguntaba cómo me iba a dar a conocer y si iba a tener visitas suficientes para animarme a continuar. He de confesar que, más allá de lo esperado, el blog ha tenido un gran seguimiento y doy por bien empleado el tiempo que toma su mantenimiento y, antes de ello, el que supuso su creación.

He constatado que el mundo de la farmacia y el derecho interesa a muchos, ya sean farmacéuticos titulares, adjuntos e incluso ciudadanos de a pie y esto me da ánimos para continuar abriendo el abanico de materias a tratar. Por tanto, he de decir que el blog está más vivo que nunca.

Además, el blog me ha permitido entrar en contacto con algunos farmacéuticos con los que creo que podremos hacer profesionalmente cosas interesantes y, sobre todo, he conseguido que algunos de vosotros tengáis un canal de confianza para temas jurídicos.

La última entrada jurídica del año ha sido la referida a las cotizaciones de la seguridad social, tema muy interesante y poco tenido en cuenta por los titulares que tienden a pagar el mínimo de autónomos y luego se arrepienten cuando llega la edad de la jubilación (http://wp.me/p2guiz-4f). Creo que es un buen broche para terminar el año.

Ahora sólo me queda desearos un muy feliz año 2013, que no sea tan convulso para el sector como el que terminamos y, sobretodo, que esos nubarrones negros que se ven a lo lejos con amenazas de liberalizaciones, cadenas de farmacias o separación de la propiedad de la titularidad desaparezcan sin mayores tormentas.

Feliz año 2013

¿Cuánto pagas de autónomos? ¿Puedes mejorar tu pensión de jubilación futura? Reglas de cotización a partir del 1 de enero de 2013

Uno de los cambios que nos ha traído el gran caudal normativo del BOE del 28 de diciembre ha sido la modificación de las reglas de cotización en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, cuestión que interesa de forma importante a los titulares de la farmacia y sus familiares que en ella trabajan, por cuanto de ella dependerán los futuros ingresos por jubilación.

A partir de 2013 se contemplan las siguientes reglas donde se hace especial hincapié en la edad:

• Se ha modificado la base máxima y mínima de cotización de modo que la base máxima será de 3.425,70 euros mensuales y la base mínima de 858,60 euros mensuales.

• Si el farmacéutico (o familiar que trabaja en la farmacia) tiene una edad inferior a 47 años a 1 de enero de 2013, la base de cotización será la elegida por ellos dentro de las bases máxima y mínima.

• Si por el contrario tiene una edad de 47 años y su base de cotización en el mes de diciembre de 2012 ha sido igual o superior a 1.870,50 euros mensuales, o aquellos que causan alta en este Régimen Especial con posterioridad a la citada fecha, también podrán elegir la base de cotización entre la máxima y la mínima.

• Los trabajadores autónomos que a 1 de enero de 2013 tengan 47 años de edad, si su base de cotización fuera inferior a 1.870,50 euros mensuales, no podrán elegir una base de cuantía superior a 1.888,80 euros mensuales, salvo que ejerciten su opción en tal sentido antes del 30 de junio de 2013, lo que producirá efectos a partir de 1 de julio del mismo año, o que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este Régimen Especial con 47 años de edad, en cuyo caso no existirá esta limitación.

• La base de cotización de los trabajadores autónomos que, a 1 de enero de 2013, tuvieran 48 o más años cumplidos, estará comprendida entre las cuantías de 925,80 y 1.888,80 euros mensuales, salvo que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este Régimen Especial con 45 o más años de edad, en cuyo caso, la elección de bases estará comprendida entre las cuantías de 858,60 y 1.888,80 euros mensuales.

A pesar de las reglas anteriores se establece un sistema diferente para el caso de los trabajadores autónomos que con anterioridad a los 50 años hubieran cotizado en cualquiera de los Regímenes del sistema de la Seguridad Social por espacio de cinco o más años (incluido por tanto el régimen por cuenta ajena o el agrario). En estos casos se contemplan siguientes reglas:

• Si la última base de cotización acreditada hubiera sido igual o inferior a 1.870,50 euros mensuales, habrán de cotizar por una base comprendida entre 858,60 euros mensuales y 1.888,80 euros mensuales.

• Si la última base de cotización acreditada hubiera sido superior a 1.870,50 euros mensuales, habrán de cotizar por una base comprendida entre 858,60 euros mensuales y el importe de aquélla, incrementado en un 1 por ciento, pudiendo optar, en caso de no alcanzarse, por una base de hasta 1.888,80 euros mensuales.

Estas son las reglas y ahora cada cual debe hacer sus cuentas, pero debe quedar claro que estas normas son las de hoy, que en los próximos años puede haber otras diferentes (con seguridad las habrá) y que nuestro actual sistema de pensiones puede ser modificado de forma importante.