Facebook, concursos, datos, marca y perfiles falsos

Aprovechando que el 28 de enero ha sido el día de la protección de datos esta semana el post va sobre privacidad, concursos en Facebook, datos, marca y perfiles falsos. Muy interesante todo ello.

Concurso en facebook, datos y marca
Concurso en facebook, datos y marca

Por todos los que estamos en este medio de Internet es sabido que una forma de conseguir datos para hacer luego acciones de branding es a través de los concursos de Facebook. La mayoría son Continuar leyendo “Facebook, concursos, datos, marca y perfiles falsos”

Donación de médula ósea y campañas en Facebook o Redes Sociales de la farmacia

Si Facebook y otras redes han servido para unir a los amigos, han canalizado diversión, generan negocio y son nido de debates de toda índole, también en los últimos años han sido utilizados para hacer llamamientos generales de concienciación en la donación de médula ósea, generalmente de la mano de algún paciente, con nombre y apellidos, que no encontraba médula compatible en los bancos públicos.

Casi todos hemos recibido alguna notificación en nuestras redes sociales a raíz del caso de Mateo Continuar leyendo “Donación de médula ósea y campañas en Facebook o Redes Sociales de la farmacia”

¿De qué me tengo que preocupar si mi farmacia está en redes sociales?

Cuando la farmacia decide adentrarse en las redes sociales debe pensar por qué quiere estar, qué red se ajusta más a sus necesidades y qué busca con ello, porque dependiendo de la respuesta la política de acción es diferente y las obligaciones legales también. Sobre las primeras Inma Riu @inmariu y Gema Herrerías @A5farma son grandes asesoras en el mundo farmacéutico, sobre la legalidad vamos a dar cuatro pinceladas.

¿Qué ley es la que tengo que tener en cuenta? Depende de qué persigue la farmacia con su presencia y cómo lo canaliza:

1. Vender
En ese caso suele haber una tienda online, hay datos de clientes (con las obligaciones derivadas de la LOPD), hay comercio electrónico (con la Ley de Servicios de Sociedad de la Información y comercio electrónico), hay cookies (también con su norma). Además, deben mediar contratos con la entidad bancaria y con la empresa transportista, deben de existir condiciones de venta y devolución ampliamente meditadas, hay formularios que debe de tener unos requisitos, etc….
En definitiva, todo ello comporta la adopción de medidas legales. No vale decir “pruebo y será mala suerte que me pillen”, porque recuerda que la ley de Murphy existe

2. Promocionar productos
Aquí ha de prestarse especial cuidado al producto y lo que se dice de él. Es necesario cumplir con la normativa de publicidad y de competencia. Es recomendable tener una buena relación con el proveedor, intentando crear sinergias en las promociones con el laboratorio, lo que en muchos casos vendrá revestido de los consiguientes contratos. Debe tenerse un banco de fotos propias o autorizadas y no vale copiar la que el laboratorio tiene en su página web a menos que lo autorice expresamente.

3. Informar sobre el producto desde la perspectiva de la salud
Normalmente se hace a través de blogs, que deben reunir unos requisitos legales, y de foros. En estos casos hay que tener especial cuidado con lo que se dice porque no debe olvidarse que el producto pertenece a un laboratorio, que ha invertido en investigación, desarrollo y publicidad. Hay que apostar por la prudencia, sobre todo cuando se trata de productos destinados a una determinada patología y no debe olvidarse que en estos foros, aunque se trata de redes sociales y todo parezca que queda en el aire, el farmacéutico actúa como profesional sanitario y, por tanto, está sometido a todas las normas médico-farmacéuticas, que debe conocer para tener la seguridad de hacer las cosas bien.

4. Resolver dudas de clientes.
Ligado con el apartado anterior si lo que se busca es dar consejo ha de tener en cuenta que el farmacéutico es farmacéutico (parece de perogrullo pero, por ejemplo, no se debe meter en materias exclusivas de médicos) por lo que debe tener claro cuáles son sus competencias. Además, en estos casos ha de respetarse la intimidad de los pacientes y no publicar sus datos personales (entre los que está su email o su nickname)sobre todo si del consejo se puede inducir una enfermedad. Por tanto, en estos casos está en juego la normativa de protección de datos e intimidad, así como la normativa farmacéutica y médica.

Por último, un recordatorio. No es necesario ni obligatorio que todas las boticas tengan perfil en Facebook, cuenta en Pinterest o página web con ecommerce y blog, por el contrario cada farmacia tiene que pensar su estrategia y para ello es preciso que conozca su clientela, a quién se dirige y hacia dónde quiere ir. No hay soluciones unívocas para todas las farmacias como tampoco los aspectos legales de cada estrategia son iguales en todas ellas, por lo que para evitar problemas lo mejor es tener tener ideas claras y una buena asesoría.

¿Cómo afecta la fan page de la farmacia en Facebook a la protección de datos?

Cada vez más farmacias tienen una fan page en facebook (o página de marca) porque es una forma de interactuar como empresa con posibles clientes para conocer sus gustos e intereses y así incrementar ventas. Pero ¿has pensado si afecta a la protección de datos?. Sobre este tema hay varias cuestiones que la farmacia ha de tener en cuenta:

1. Al abrir la fan page la farmacia está recogiendo datos personales, esos datos son los de los seguidores y están integrados tanto por los personales propiamente dichos (ej. el nombre) como los derivados de la interactuación con el botón me gusta o los comentarios que se incluyan (estos datos son válidos para los análisis de perfiles). Además el fan conoce los nombres de otros fans y sus opiniones. En principio todos estos datos están bajo el paraguas de Facebook en lo que a protección de datos se refiere, sin embargo, si ese contenido o información de los fans se recopila y, por tanto se trata y utiliza con fines particulares, la fan page de la farmacia tiene la obligación de cumplir con la LOPD española.

2. Tener una page en facebook persigue un claro fin comercial, se buscan clientes y perfiles pudiendo definirse qué gusta y quieren los fans de la página a la vista del contenido que se inserta. Con ello, luego se pueden establecer políticas de marketing muy personalizadas. Por eso que tener una fan page es una forma de conseguir clientes y es la razón por la que los datos de los fans se trabajan. Pues bien, el fan tiene que saber que la farmacia recopila sus datos, debe dar su consentimiento para que se pueda utilizar el contenido e información recopilada y, en consecuencia, la farmacia debe informar sobre su política de protección de datos igual que si recogiera los datos con una ficha en papel en la farmacia. La fan page de la botica debe informar sobre el consentimiento, los datos que recoge, los fines que persigue y los derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición).

3. No vale con tener los disclaimers de protección de datos en la página web de la farmacia, ya que esa es otra vía de contacto y captación de datos, cuyas finalidades pueden no ser las mismas. Es en Facebook donde deben de quedar definidas las políticas de protección de datos de la fan page de la farmacia que, al ser española, deberán estar ajustadas a las previstas en la normativa española (y ello al margen de la política de protección de datos de Facebook, en EEUU)

4. Todo lo anterior implica que en el documento de seguridad de la farmacia o de la SL de parafarmacia (depende de cómo se de de alta la fan page) deben figurar las redes sociales utilizadas para la obtención y tratamiento de datos, los ficheros específicos que se generan o aquellos en los que se incorporen los datos obtenidos por esta vía, qué datos se recogen, cómo se hace y la finalidad que se persigue, entre otros temas. No debe olvidarse que el documento de seguridad debe estar vivo en la farmacia siendo obligación del responsable de los ficheros (el titular) mantenerlo actualizado.

5. Por último, e íntimamente unido al punto anterior, si los datos de los fans se incorporan a uno o más ficheros nuevos (p.e. clientes RRSS), estos deberán darse de alta en la AGPD. Pero incluso si se incorporan al fichero de clientes que esté ya dado de alta en la farmacia éste deberá modificarse, puesto que las finalidades y formas de recogida de la información serán posiblemente diferentes a las que estén notificadas a la AGPD.