Primer análisis del proyecto de RD que regula la venta de determinados medicamentos por Internet.

El Ministerio de Sanidad tiene colgado en su web http://www.msc.es/normativa/docs/Rdtelematicosmedicamentos.pdf el Proyecto de Real Decreto por el que se regula la venta por procedimientos telemáticos de medicamentos de uso humano no sujetos a prescripción médica. Es decir, este real decreto es la normativa de desarrollo del art. 2.5 de la Ley de Garantías, y a través de ella, se establecen los requisitos para que las llamadas OTCs puedan venderse desde la farmacia a través de un canal diferente al actual: por internet.

Más de una vez he dicho que Internet ha venido para quedarse y que las boticas tenían que actualizarse. De hecho ayer, en este blog, comencé a hacer una encuesta para ver cómo están las farmacias en la red. Pues bien, la actualidad manda. Primero desde Europa y, luego, ya (por fin) desde nuestro Gobierno se empiezan a poner las bases para que todo ello quede revestido de legalidad (clara)

Si bien, desde mi punto de vista, este real decreto es poco ambicioso, no hay duda que es un avance incuestionable. Por ello, veamos qué dice el Proyecto:

1. Qué se puede vender: medicamentos de uso humano elaborados industrialmente no sujetos a prescripción médica

2. Quiénes pueden vender: las oficinas de farmacia abiertas al público, legalmente autorizadas, que hayan efectuado la notificación de esta actividad conforme a lo previsto en el RD.

3. Qué garantías tiene la dispensación: La venta debe ser realizada con la intervención de un farmacéutico, desde su oficina de farmacia, previo asesoramiento personalizado. No pueden intervenir intermediarios, a excepción de la persona, física o jurídica, que efectúe el transporte bajo responsabilidad del farmacéutico.

4. ¿Puede haber venta cruzada, regalos, premios? No. No podrán realizarse regalos, premios, obsequios, concursos, bonificaciones o actividades similares como medios vinculados a la promoción o venta al público de medicamentos a través de procedimientos telemáticos, sin perjuicio de los descuentos sobre el precio de venta que se contemplen en la normativa vigente.

5. Cómo saben si soy o no farmacia legal: La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios creará un sitio web donde se incluirá la información de las farmacias autorizadas y también lo harán las CCAA. Además, habrá un logo que deberá estar en la página web de la farmacia.

6. Sobre el dominio: El nombre de dominio tiene que haber sido registrado por el titular o uno de los titulares de la oficina de farmacia.

7. Sobre la web: Además de los requisitos de la LSSI habrá otros como los datos administrativos de la Farmacia, las vacaciones o el período de entrega de los medicamentos, entre otros.

8. Protección de datos: se hace especial hincapié en la garantía de la protección de datos.

9. Otros temas (pero no los únicos): La entrega al paciente del medicamento irá acompañada de la información necesaria para que el paciente pueda utilizar el servicio de seguimiento farmacoterapéutico por parte del farmacéutico. La farmacia no podrá aceptar devoluciones.

¿Es legal la compra (y venta) de medicamentos por Internet?

Hace unos días se planteaba un interesante debate en Twitter sobre si es legal que los ciudadanos con residencia en España compren medicamentos en países como Andorra. Es difícil en 140 caracteres exponer la opinión personal, así que visto el interés, esta semana mi post lo dedico a ese tema.

Haciendo un poco de investigación en Internet he visto que hay variadas formas de compra de medicamentos, pero me voy a centrar en las farmacias online. Algunas sólo ofrecen una decena de artículos, para los que en España se exige receta médica, pero que envían sin pregunta alguna, derivando la responsabilidad en el comprador y su buen entender “médico/sanitario”. Otras avisan de que el médico del comprador ha de tener conocimiento de ese consumo (me río imaginando al paciente yendo al médico y diciéndole que compra p.e. Viagra por Internet, “para su conocimiento”) Incluso he visto una farmacia que, con domicilio en Inglaterra, vende en España con plazo de entrega de 1 ó 2 días y tiene un teléfono de consulta de Madrid (¡!). El tema es variopinto pero de gran incidencia en nuestra salud y en la genérica salud pública.

Debemos recordar que el consumo de medicamentos no controlados por la Agencia Española del Medicamento (incluso aunque se compre una caja con marca que no se sabe muy bien de dónde viene) o en establecimientos diferentes a los autorizados en España (farmacias oficiales), suponen un riesgo potencial para la salud y, además, no debe olvidarse que cualquier problema que tenga el comprador deriva en nuestros hospitales, debiendo los médicos hacer todo tipo de elucubraciones sobre qué se ha consumido realmente e incurriéndose en gastos de medicinas, pruebas diagnósticas e incluso estancias hospitalarias que afronta el Estado. En este punto, alzo la voz para decir que aunque el paciente no pague, la Sanidad no es gratuita, cuesta dinero.

En ocasiones he oído que si el establecimiento de venta está en el extranjero es legal, pero creo que han de hacerse varias reflexiones.
Está claro que si el establecimiento está en España es totalmente ilegal. En este sentido valga recordar que la Ley de Garantías dice de forma expresa que: “se prohíbe la venta por correspondencia y por procedimientos telemáticos de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción médica” y, más adelante añade, “se prohíbe, asimismo, la venta a domicilio y cualquier tipo de venta indirecta al público de medicamentos”.
Esta normativa española no se puede aplicar a las transacciones de venta realizadas por establecimientos mercantiles extranjeros y esto es algo incuestionable. Entonces, ¿significa que se puede comprar sin límites fuera de España? Yo en estos casos siempre repregunto: ¿se puede comprar por internet y recibir en España drogas ilegales desde países donde sean legales? O ¿puedes traer a España animales que están protegidos, pero que en el país de origen, donde lo las comprado, no lo son? La respuesta es clara. Entonces, posiblemente lo que hay que aclarar si el medicamento que viene de fuera es legal o no.

Si consideramos que sólo los medicamentos autorizados en España son los legales para su consumo en nuestro país, el resto que vienen de fuera y no disponen de esa autorización son ilegales.
¿Puede el consumidor comprar por Internet algo ilegal para consumir en España?. No.

Ante esta situación se me ocurren tres cosas:
1. Es necesario evolucionar. La venta por Internet facilita el comercio y cada vez es más utilizado por la población, por lo que entiendo que debiera permitirse a la farmacia española abrir su radio de actuación. Ha de traerse a colación que recientemente se ha autorizado en Alemania la venta a distancia de las EFGs.

2. Es imprescindible dar formación a la ciudadanía. El paciente de a pie no sabe de medicamentos legales o ilegales y de las implicaciones de su consumo.

3.La venta por Internet no impide el servicio profesional añadido del farmacéutico. Existen herramientas para que el comprador pregunte y consulte a su boticario de igual forma o incluso con más intimidad, que cuando va a la farmacia personalmente.