Cómo afecta el Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales a las oficinas de farmacia.

Esta entrada se publicó el 13 de enero 2013 en www.pharmacaring.com, el farmacéutico a un click, una web joven, dinámica y actual. El lanzamiento en twitter del hashtag #debatefarmacia, por Marta Travieso, cofundadora de la web, ha supuesto un sitio de referencia, encuentro y debate para los farmacéuticos e interesados en las reformas que se ven en ciernes.

La finalidad de este post es arrojar un poco de luz, de forma sencilla, sobre el contenido del Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales que afecta, de forma importante, a las oficinas de farmacia y a los farmacéuticos. Para ello me voy a basar en el documento oficial, obviando los variados comentarios, encuestas y conclusiones que se han podido ver en la prensa en los últimos días y que, en algunos casos, no tienen su fundamento en el APL que se comenta.

1. De qué documento hablamos. Actualmente lo que ha trascendido es un documento de trabajo que fija las líneas maestras pretendidas para la reforma de los servicios profesionales y que se puede descargar en el blog: www.pharmacaring.com. No sólo afecta a farmacéuticos, sino también a abogados, arquitectos o ingenieros. Al ser un primer borrador pueden (y habrán) muchos cambios una vez empiecen los trámites legales y se dé audiencia a las partes afectadas.

2. Quién está detrás de este Anteproyecto de Ley: el Ministerio de Economía y Competitividad. No está el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que es parte indispensable para dar por buena una reforma como la que se pretende, ya que conlleva modificaciones de leyes importantes de índole sanitaria, como la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento. Hasta finales del año 2012, la actual Ministra de Sanidad, Ana Mato, siempre se ha pronunciado apoyando al sistema actual de farmacia.( http://farmadrid.cofm.es/es/index.asp?MP=52&MS=396&MN=2)

3. Qué dice el APL de Servicios Profesionales:

• Se suprime la reserva exclusiva de la titularidad y propiedad de las oficinas farmacias al farmacéutico. Esto significa que podrían entrar no farmacéuticos en la propiedad de la farmacia, sin que se especifique que hayan de ser o no personas físicas o jurídicas. No se señala ningún límite al número de farmacias en las que se puede aportar capital, ni tampoco qué porcentaje de propiedad pueden tener. No se habla expresamente de cadenas, pero lo cierto que es “a priori” estarían permitidas si no se fijaran límites en relación con lo señalado.

• Se mantiene la reserva de que la dirección de la farmacia sí sea exclusiva de un farmacéutico, garantizando así la protección de la salud pública y la correcta dispensación de los medicamentos. Esto significa que se sigue apostando por el farmacéutico como garante de la salud y obliga a que en la farmacia haya un director farmacéutico que garantice la dispensación. No se atribuye ninguna función sanitaria a los socios no farmacéuticos, pero no se hace referencia a que la dispensación de los medicamentos haya de ser realizada por farmacéuticos. Quedaría también en el aire un tema importante: quién asume la responsabilidad de la dispensación, si el farmacéutico director o la farmacia con todos sus socios.

• Se mantiene la obligación de colegiación. Como ya he defendido (http://farmaciayderecho.com/2012/10/25/farmaceuticos-colegiacion-obligatoria-si-gracias/), considero que es importante seguir con la colegiación obligatoria. El Anteproyecto lo que hace es quitar interrogantes a un tema recurrente. Resalto que el hecho de mantener la colegiación obligatoria supone dejar la profesión, no exclusivamente en manos económicas o del mercado, sino en manos de farmacéuticos.

• Se suprime la reserva exclusiva de la producción y conservación de los medicamentos a los farmacéuticos, favoreciendo la entrada de otros titulados como son los químicos o biólogos. Este punto es importante, si bien en la oficina de farmacia es de poca relevancia, ya que la dispensación sigue en manos de las oficinas de farmacia y de los farmacéuticos.

3. Qué NO dice el APL de Servicios Profesionales:

• No habla de la naturaleza jurídica de la farmacia, así que seguiría siendo un establecimiento sanitario privado de interés público.

• No hace referencia en ningún momento a la liberalización de las farmacias. La entrada de socios capitalistas en la farmacia no significa que se vayan a poder abrir boticas por doquier.

• No se hace referencia a la forma societaria que podrían tener las farmacias. Hasta ahora no pueden ser Sociedades Limitadas o Sociedades Anónimas. Esto es importante porque si se mantiene el sistema actual posiblemente no interese a los socios no farmacéuticos (por cuanto que responden con su patrimonio)

• No se establecen diferencias entre farmacias, ni se da un trato especial o diferente a las farmacias rurales.

• No habla de los farmacéuticos adjuntos ni de los auxiliares.

• No se fija criterio alguno sobre horarios o guardias.

A la vista de este pequeño resumen puede constatarse que faltan muchos temas por resolver (aquí se han enunciado sólo unos pocos) y otros por concretar e incluso cambiar, así que la conclusión inmediata es que todavía queda mucho trabajo por hacer, tanto por las dos Administraciones implicadas (Economía y Sanidad), como por los representantes de las farmacias, especialmente por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Deja un comentario.