¿Por qué hay medicamentos que dejan de estar financiados?

Seguro que alguna vez os habéis planteado si el Ministerio de Sanidad tiene algún límite para excluir medicamentos y productos sanitarios de la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud o, por el contrario, si tiene completa libertad para la toma de esas medidas.

Pues bien, la decisión que pueda adoptar el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no depende del libre albedrío sino que ha de hacerse en el marco de alguno de los motivos que regula la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento, en su art. 85 ter. o, lo que es lo mismo, el Ministerio tendrá que dictar una resolución motivada que deberá basarse en alguno de los criterios, que como lista cerrada, establece el precepto legal.

Y, ¿cuáles son esos motivos o criterios que puede esgrimir el Ministerio para excluir un medicamento de la prestación farmacéutica en el Sistema Nacional de Salud?
El art. 85 ter Ley de Garantías señala los siguientes:

«a) El establecimiento de precios seleccionados.
b) La convivencia con un medicamento sin receta con la que comparte principio activo y dosis.
c) La consideración del medicamento como publicitario en nuestro entorno europeo.
d) Que el principio activo cuente con un perfil de seguridad y eficacia favorable y suficientemente documentado a través de años de experiencia y un uso extenso.
e) Por estar indicados en el tratamiento de síntomas menores.
f) Por cumplir cualquiera de los criterios de no inclusión en financiación pública recogido en el apartado 2 del artículo 89».

Además, tal y como consta en la letra f) expuesta, se puede fundamentar la exclusión en los siguientes:

• «El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad revisará los grupos, subgrupos, categorías y/o clases de medicamentos cuya financiación no se estime necesaria para cubrir las necesidades sanitarias básicas de la población española.

• En todo caso, no se incluirán en la prestación farmacéutica medicamentos sin receta, medicamentos que no se utilicen para el tratamiento de una patología claramente determinada, ni los productos de utilización cosmética, dietéticos, aguas minerales, elixires, dentífricos y otros productos similares.

• Tampoco se financiarán los medicamentos indicados en el tratamiento de síndromes y/o síntomas de gravedad menor, ni aquellos que, aun habiendo sido autorizados de acuerdo a la normativa vigente en su momento, no respondan a las necesidades terapéuticas actuales, entendiendo por tal un balance beneficio/riesgo desfavorable en las enfermedades para las que estén indicados.»

En conclusión, la lista cerrada del 85 ter Ley de Garantías, a pesar de ser relativamente corta, es muy amplia si se valora su contenido y, en mi opinión, permite fundamentar con bastante facilidad la exclusión de un medicamento de financiación en el Sistema Nacional de Salud.

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.