Farmacéutico con oficina de farmacia: ¿Profesional o comerciante?

Este es un debate que está encima de la mesa y en Twitter de forma constante, por ello me he decidido a contar lo que yo pienso desde la perspectiva jurídica y por no ser farmacéutica.

El farmacéutico que está trabajando en la oficina de farmacia siempre es un profesional sanitario, que nadie piense que eso no es así a pesar de los cambios a los que está sometida la botica.

photo credit: Pixabay
photo credit: Pixabay

La Ley de Profesiones Sanitarias dice claramente que sin perjuicio de las funciones que, de acuerdo con su titulación y competencia específica corresponda desarrollar a cada profesional sanitario ni de las que puedan desarrollar otros profesionales, son funciones de cada una de las profesiones sanitarias de nivel de Licenciados las siguientes: «corresponde a los Licenciados en Farmacia las actividades dirigidas a la producción, conservación y dispensación de los medicamentos, así como la colaboración en los procesos analíticos, farmacoterapéuticos y de vigilancia de la salud pública«.

El farmacéutico, por tanto, es claramente un profesional sanitario. Que sea profesional implica varias cosas desde el punto de vista legal y, entre otras destaco las siguientes:

  • Deben tener como guía de su actuación el servicio a la sociedad, el interés y salud del ciudadano a quien se le presta el servicio,
  • Deben cumplir de forma rigurosa las obligaciones deontológicas o, en su caso, los usos generales propios de su profesión.
  • Deben participar activamente en proyectos que puedan beneficiar la salud y el bienestar de las personas en situaciones de salud y enfermedad, especialmente en el campo de la prevención de enfermedades, de la educación sanitaria, de la investigación y del intercambio de información con otros profesionales y con las autoridades sanitarias, para mejor garantía de dichas finalidades
  • Tienen el deber de respetar la personalidad, dignidad e intimidad de las personas a su cuidado y deben respetar la participación de los mismos en las tomas de decisiones que les afecten. En todo caso, deben ofrecer una información suficiente y adecuada para que aquéllos puedan ejercer su derecho al consentimiento sobre dichas decisiones.

Que sea profesional sanitario no implica, desde mi punto de vista, que esté al margen de las conductas comerciales.  Voy a poner un ejemplo: no hace mucho estaba de viaje y en una farmacia me dieron un ibuprofeno de una marca que desconocía y pregunté si tenían de otra marca (convencida de que sí) Para mi sorpresa me dijeron que solo tenían esa marca, pero lo importante en este caso es que si deciden vender esa marca desconocida, ¿hay alguna razón? Por supuesto, y la razón es puramente comercial.

A diferencia del médico, por ejemplo, que no tiene que vender productos, el farmacéutico sí lo tiene que hacer y por tanto toda la gestión de compras es puramente comercial, nos guste o no.

El farmacéutico es también un comerciante desde el momento en el que se venden en la farmacia otras cosas que no son medicamentos, de ahí, por ejemplo, las ventas cruzadas desde la dispensación de un medicamento. Esto es un acto comercial.

Además, es evidente que cuando se venden productos de autocuidado (para lo que legalmente sí que existe marco legal) o determinados servicios, el farmacéutico ejerce como comerciante o comercialmente, porque lo cierto es que cuando se vende un producto solar de una determinada marca o una determinada crema hidratante, la decisión, en ocasiones vendrá determinada por temas de salud (imaginemos que se trata de una persona con piel atópica) pero otras veces tan bueno podrá ser un producto como otro y aquí entran razones comerciales.

Pero el carácter comercial también viene por otros lados. Hacer ampliaciones de horarios es un acto claramente comercial. En ese caso sí que se da un servicio pero el fin es es vender más. Antiguamente todas las famracias tenían igual horario y la población estaba acostumbrada a él, ahora las diferenciaciones buscan una mayor venta y eso es una razón comercial.

La farmacia ejerce como comerciante cuando pone un determinado perfume, música o cuando pone una mesita con juguetes para los niños. En ambos casos se busca que el cliente/paciente esté más tranquilo en la farmacia y por tanto que compre más. Son claramente técnicas comerciales, pero eso no es ningún pecado.

La farmacia también utiliza criterios comerciales cuando decide poner un determinado escaparate o unos vinilos, eso es también para exponer mejor qué se tiene y, por tanto, vender más.

¿Es feo hablar de farmacéutico como comerciante? Yo creo que no, porque el farmacéutico no tiene un sueldo garantizado como un médico de la Seguridad Social, porque una mejor acción sanitaria y comercial es lo que le va a diferenciar de tener una farmacia pequeña o una medidana o grande y poder dar un mejor servicio en términos globales, que incluyen, por ejemplo, disponer de más medicamentos (más marcas de ibuprofeno, en el caso que expuse previamente). Porque, además, en función de la facturación podrá tener más o menos empleados. Y todo eso no es malo siempre que el farmaceutico no se olvide de que su gran labor debe ser la profesional.

En conclusión, el farmacéutico, en mi opinión, es ante todo profesional pero también es comerciante y ésto no va en contra de la farmacia comunitaria ni del modelo mediterráneo, lo que sí es importante, y ahí es donde hay que hacer hincapié, es que el farmacéutico por delante de su labor comercial debe anteponer siempre su función sanitaria, porque lo que realmente le diferencia es esa cualidad y, por ello, también está sujeto a limitaciones, como por ejemplo en temas de deontología o publicidad.

Por tanto, comercial sí, pero sobre todo es profesional.

 

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

1 opinión en “Farmacéutico con oficina de farmacia: ¿Profesional o comerciante?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.