La etiqueta de un alimento dice que cura una enfermedad: ¿qué dices?

¿Cuántas veces os han preguntado por alimentos en la farmacia? ¿Cuántas veces han asegurado que determinados alimentos tienen unas propiedades específicas? Seguro que en más de una ocasión os han dado ganas de contradecir una etiqueta porque es lo que os pedía vuestra formación sanitaria.

especias - Photo credit: Pixabay
especias – Photo credit: Pixabay

Pues bien, desde el 13 de diciembre del 2014 es aplicable el nuevo Reglamento Europeo que regula el etiquetado de los alimentos (al ser Reglamento es de aplicación directa en España). Con esta normativa se da más información al consumidor, entre otras, de la composición del alimento, por tanto, se busca mejorar la protección de la salud. Al final con un buen etiquetado se persigue que el consumidor pueda también velar mejor por su salud, tomando decisiones sobre su alimentación con seguridad.

Es un hecho indiscutible que cada cual es libre para pensar qué producto es mejor o peor para evitar una determinada enfermedad o para incluso mejorar síntomas en caso de tenerla, pero los fabricantes deben dar una información que esté contrastada, que sea cierta. Por ello el etiquetado debe incluir una información alimentaria que no induzca a error.

La norma establece por ello las prácticas informativas leales que deben practicarse en los productos y que se aplican tanto a la etiqueta como a toda publicidad que pueda realizarse del producto, pero también a la presentación de los alimentos y, en especial, a la forma o el aspecto que se les dé a estos o a su envase, al material usado para este, a la forma en que estén dispuestos así como al entorno en el que estén expuestos. Por tanto queda afectado todo aquello que llegue al consumidor y pueda afectar a la toma de una decisión de compra.

¿Cuáles son estas normas?

  1. La información alimentaria tiene que ser precisa, clara y fácil de comprender para el consumidor. No vale por tanto que sea en letra pequeñita que no se puede leer o expresada de forma ininteligible.
  2. Salvo excepciones previstas por la legislación de la Unión Europea aplicable a las aguas minerales y productos alimenticios destinados a una alimentación especial, la información alimentaria no atribuirá a ningún alimento las propiedades de prevenir, tratar o curar ninguna enfermedad humana, ni hará referencia a tales propiedades. Seguro que más de alguno que leéis este post os estáis preguntando por algunas publicidades, pero si os fijáis han habido cambios.
  3. Deben estar claras las características del alimento y, en particular, la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, país de origen o lugar de procedencia, y modo de fabricación o de obtención. O sea que tenemos que saber qué es lo que comemos con la certeza de que lo que pone en la etiqueta es lo que queremos comprar.
  4. No puede atribuirse al alimento efectos o propiedades que no posee. Por ello la importancia de que las empresas que quieran imputar un efecto o propiedad a un alimento tengan estudios científicos que lo avalen.
  5. El etiquetado no debe dar lugar a error si se insinúa que el alimento posee características especiales, cuando, en realidad, todos los alimentos similares poseen esas mismas características, en particular poniendo especialmente de relieve la presencia o ausencia de determinados ingredientes o nutrientes.
  6. Finalmente, mediante la apariencia, la descripción o representaciones pictóricas, no se puede intentar sugerir al usuario, la presencia de un determinado alimento o ingrediente, cuando en realidad un componente presente de forma natural o un ingrediente utilizado normalmente en dicho alimento se ha sustituido por un componente o un ingrediente distinto.

Para todo ello se establecen normas específicas sobre las etiquetas que se tratarán en otro post. ¿Qué os parece? ¿Pensáis que hay mucho camino por recorrer?

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.