La píldora del día después. El Tribunal Constitucional avala la objeción de conciencia del farmacéutico dispensador.

Un debate antiguo que se cierra: ¿Puede el farmacéutico alegar objeción de conciencia ante la petición de un cliente de la píldora del día después? ¿Tiene obligación de tener la píldora del día después?

Pues el Tribunal Constitucional acaba de decir que no se puede sancionar al titular de una farmacia por no dispone del medicamento con el principio activo levonorgestrel 0’750 (la píldora del día después) alegando objeción de conciencia y que tampoco se le puede obligar a dispensar el citado medicamento. Si quieres leer la sentencia puedes pinchar aquí

La farmacia sancionada, de Sevilla, ya había comunicado al Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla su objeción de conciencia a los efectos de su inscripción en el registro de farmacéuticos objetores de dicha corporación profesional.

píldora del día después - farmacia - objeción de conciencia
píldora del día después – farmacia – objeción de conciencia

Debe traerse a colación que el derecho a la objeción de conciencia está expresamente reconocido en el art. 8.5 de los Estatutos del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, así como en los arts. 28 y 33 del Código de Ética Farmacéutica y Deontología de la Profesión Farmacéutica. Precisamente, el hecho de que los Estatutos se aceptaran y publicaran sin impugnación por parte de la Administración es una de las materias relevantes para el Tribunal Constitucional, ya que con su silencio aceptó la posibilidad de objetar y por tanto la Administración debe admitir la opción ejercitada por el farmacéutico.

Pues bien el titular de farmacia se negaba a disponer y dispensar de la píldora del día después debido a sus posibles efectos abortivos si se administra a una mujer embarazada, por considerar que colisiona frontalmente con sus convicciones sobre la protección del derecho a la vida, alegando su derecho a objetar vinculándolo con el derecho a la libertad ideológica (art. 16.1 CE). El Tribunal Constitucional le da la razón y resuelve este punto aplicando su doctrina de la STC 53/1985, FJ 14 (objeción médica al oborto) entendiendo es aplicable al supuesto de autos. Por tanto el deber de dispensación de la denominada “píldora del día después” por parte de los farmacéuticos decae ante la objeción de conciencia que ejerza el titular.

Para el TC cuestión diferente a la píldora del día después son los preservativos, materia por la que también fue sancionado el titular. En este caso el Tribunal Constitucional considera que el incumplimiento de la obligación relativa a las existencias de preservativos queda extramuros de la protección que brinda el precepto constitucional de libertad ideológica (art. 16.1CE) y  no queda amparada por la dimensión constitucional de la objeción de conciencia que dimana de la libertad de creencias reconocida en el art. 16.1 CE, sin que exista  conflicto de conciencia con relevancia constitucional puede darse en este supuesto.

Como es lógico en casos como el actual, la sentencia, que fue dictada por el Pleno del Tribunal Constitucional, cuenta con votos particulares de doña Adela Asua Batarrita, don Fernando Valdés Dal-Ré, al que se adhiere el Magistrado don Juan Antonio Xiol Ríos, y don Andrés Ollero Tassara, pero guste o no, existe ya un pronunciamento expreso del Tribunal Constitucional a favor de la libertad de objetar de los farmacéuticos a  la tenencia y dispensación de la píldora del día después.

Autor: Isabel Marín Moral

Abogada especializada en Derecho Farmacéutico, protección de datos y nuevas tecnologías.

4 opiniones en “La píldora del día después. El Tribunal Constitucional avala la objeción de conciencia del farmacéutico dispensador.”

  1. La verdad es que se de muchas farmacias que lo hacen y creo que están en su derecho. Es caso parecido a lo que ocurre ahora con las suspensiones cautelares de dispensación de medicamentos con receta electrónica en donde hayan coincidencias o duplicidades. Magnifia entrada

    1. Me parece que a la hora de decir que «están en su derecho» no tienes en cuenta el significado de tus palabras.
      Según tu opinión, una persona puede dejar de cumplir la ley, porque como otras personas ya la cumplen, no hace falta.
      Para usted prevale la opinión de una sola persona a hacer prevaler su derecho a la objeción de conciencia, ante la SALUD DE LA MUJER (que son muchas más que una sola persona) ante su derecho a poder adquirir los medicamentos en las farmacias.

      1. El comentario entiendo que no es para mi, pero aprovecho para decir que en el caso que se estudia se ha cumplido de forma escrupulosa la ley. La objeción de conciencia es totalmente legal y cada profesional podrá hacerla efectiva si considera oportuno, pero cumpliendo con los requisitos que se establezcan al efecto, precisamente para que quede tutelados otros derechos. No es mayor o mejor el derecho del ciudadano que quiere la píldora (y que tiene acceso efectivo a ella) que el derecho del farmacéutico. Un saludo.

  2. Los tribunales europeos, en estos casos, estan sentenciando en sentido opuesto al constitucional. Espero que la Junta de Andalucia haya recurrido para clarificar el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.